Infecciones de transmisión sexual

Guía para el Auto-Examen Genital – AEG

  • Imprimir

¿Qué es el AEG?

El AEG es el Auto-Examen Genital. Es un simple examen que podés hacer vos mismo/a para ver si tenés alguno de los signos o síntomas que pueden indicar la presencia de una infección de transmisión sexual (ITS). Esta guía va a explicarte como hacer para revisarte a vos mismo o a tu pareja, incluyendo las partes del cuerpo a revisar y los signos y síntomas en que debés fijarte.

No trates de hacer vos mismo un diagnóstico. Lo que puedas encontrar puede o no ser un signo de una enfermedad de transmisión sexual. Algunas enfermedades tienen apariencia similar. Solo un médico con la experiencia necesaria puede hacer un diagnóstico.

Cualquiera que mantenga relaciones sexuales esta potencialmente en riego de contraer una ITS. Mientras más parejas sexuales tengas, el riesgo es mayor. Si mantenés actividad sexual esta guía es para vos. Si estás en una relación monogámica (teniendo sexo con una sola persona), pero no fuiste monogámico en el pasado, deberías hacerte un AEG debido a que algunas ITS permanecen sin detectarse por años. Por la misma razón, si no estás manteniendo relaciones sexuales, pero tuviste varias parejas en el pasado deberías examinarte.
Las próximas secciones te enseñarán porqué un AEG es tan importante para vos y para quienes te importan.

¿Por qué es importante el AEG?

Examinarse es importante porque puede ayudarte a discutir si tenés alguno de los signos o síntomas que pueden indicar la presencia de una ITS. Miles de personas son afectadas por ITS cada año y muchas tienen ITS sin saberlo.
Es imposible saber si uno ha tenido una ITS sin conocer los síntomas típicos. Varias ITS presentan signos semejantes entre sí y con otras enfermedades. Otras ITS presentan síntomas que aparecen y desaparecen. Aunque los síntomas se vayan, esto no quiere decir que la enfermedad desapareció. Todavía podés tener una ITS y trasmitirla sin saberlo.

Además, ayudándote a saber si tenés una ITS, un AEG puede prevenir complicaciones futuras. Algunas ITS si no son tratadas adecuadamente pueden causar problemas de salud serios, como daño cardíaco, o cerebral. Algunas ITS pueden pasar de madre a hijo/a antes o durante el nacimiento.

Las ITS son muy serias, pero por suerte existe tratamiento adecuado para la mayoría de ellas. Mientras antes detectes los síntomas, busques ayuda médica y empieces un tratamiento, es menos probable que produzca daños importantes a tu organismo o la transmitas a tu pareja.
Las siguientes secciones describen como hacer tu AEG. Fijate que hay secciones separadas para hombres y mujeres.

¿Cómo hacerme un AEG? – para hombres

Antes de comenzar a examinarte es importante que comprendas los términos que describen tus genitales. La punta del pene o glande contiene el orificio urinario (uretra). La cabeza puede estar cubierta por el prepucio si no estás circuncidado. Debajo de la cabeza se encuentra el cuerpo del pene. La parte más baja se llama la base. La base es el área donde comienza el vello púbico. La parte baja del pene se refiere al lado oque no podés ver mirando hacia abajo. Debajo del pene está el escroto, el saco que cubre a los testículos.

Comencemos el examen, tomá el pene en tus manos. Comenzá por examinar la cabeza desde el orificio urinario hacia abajo. Si no estás circuncidado retirá el prepucio. Revisá la cabeza para ver si existen elevaciones, lastimaduras o ampollas. A veces las elevaciones pueden ser rojas o color claro o incluso verse como granos. Las ampollas a veces se desarrollan y dejan lastimaduras. Si notás algo de esto consultá con nuestro servicio médico.

Además fijate si no tenés verrugas. Las verrugas genitales pueden verse como las que aparecen en otras partes del cuerpo. Primero aparecen como puntos chicos elevados. Si no se tratan, se desarrollan y toman un aspecto de coliflor. Algunas verrugas son difíciles de ver a simple vista. Si tenés algún tipo de crecimiento de cualquier clase que sea consultanos inmediatamente.

Una vez que examinaste la cabeza, fijate si aparece algún tipo de signos en el cuerpo del pene. En la base, separá los vellos púbicos para revisar la piel. Luego que hiciste esto revisá la parte de abajo del pene. Esta área es difícil de ver y a veces no se revisa. Es muy importante que controles cada parte de tu cuerpo. Podés usar un espejo para mirar la parte inferior.

El espejo también puede serte útil para revisar el escroto buscando los mismos síntomas. Fijate si tenés algún tipo de irregularidad, hinchazón o dolor en los testículos. Utilizá también el espejo para revisar tu ano y las zonas que lo rodean. El hecho que seas sexualmente activo no quita que puedas presentar alteraciones en esta zona.

Una vez que examinaste estas zonas buscando enrojecimiento, heridas, elevaciones y verrugas, tené en cuenta que todos estos signos están relacionados con ITS. Las ITS también producir gotas o secreción del pene. Estas gotas pueden ser de cualquier color y consistencia. Puede ser espesa y amarilla o transparente y acuosa.

Si notas cualquiera de estos síntomas y signos – sin importar la intensidad o extensión – consultanos inmediatamente. Además si has estado en contacto con una persona que tiene alguna de estas lesiones, consultá aunque vos no tengas nada evidente. Podés o no haber contraído una ITS. La única forma de asegurarte es hacer que un médico haga el diagnóstico.

Asegurate que los síntomas de algunas ETS son a veces tan leves que podés no verlos, o los síntomas pueden desaparecer. No obstante podés estar infectado y transmitir la infección. Los síntomas de algunas ETS pueden no aparecer por semanas o meses luego del contacto sexual. Por lo tanto si mantenés relaciones, vení a ver a tu médico y hacete examinar regularmente. Entre las visitas al médico, realizate AEG en forma periódica de signos de alerta. Si sospechas cualquier cosa, no esperes y consultanos.

¿Cómo hacerme un AEG? – para mujeres

Antes de comenzar el examen, es importante comprender los términos que describen a tus genitales. Comencemos donde empieza el vello púbico y vayamos hacia abajo. El vello púbico sobre tu vagina crece sobre un tejido graso llamado monte. Tu vello púbico continúa entre tus piernas en un área que forma los labios externos o mayores. Los labios mayores rodean los labios menores que no tienen pelos. Sobre tus labios menores, justo debajo del monte, se encuentra el clítoris. El clítoris está cubierto por un pliegue blando de piel. Si retiras esta piel, veras el clítoris. Notá que los labios menores están fijos a la parte inferior del clítoris. Justo debajo está el orificio urinario (meato) debajo se encuentra la abertura vaginal.

Comencemos con el examen. Comenzá por examinar el área que cubre el vello púbico desde el monte a las áreas entre tus piernas usá un espejo y una posición en la que puedas ver toda el área. Aun con un espejo, puede ser difícil ver el área del meato urinario hacia abajo.

Comenzá por separar el vello púbico, controlas si tenés algún tipo de sobre elevación, heridas o ampollas en la piel. A veces pueden ser rojas o de color más claro o incluso verse como granos. Las ampollas a veces pueden transformarse en heridas. Si notás cualquiera de estas cosas consultanos.

Además fijate si no tenés verrugas. Las verrugas genitales pueden verse como las que aparecen en otras partes del cuerpo. Primero aparecen como puntos chicos elevados. Si no se tratan, se desarrollan y toman un aspecto de coliflor. Algunas verrugas son difíciles de ver a simple vista. Si tenés algún tipo de crecimiento de cualquier clase que sea consultános inmediatamente.

Una vez que examinaste el área cubierta por el vello púbico (el monte y los labios mayores), separá los labios y fíjate en el clítoris, retirá la piel que lo cubre y fijate si tenés algún tipo de lesión. Luego fijate en los lados de los labios. Examiná el área del meato urinario y la apertura vaginal. Algunas ITS pueden aparecer dentro de la vagina y dn el cuello del útero, zonas que no son visibles por una inspección externa. O sea que si tenés dudas si estuviste con alguien que tuviera una ETS consultá con tu ginecólogo/a.

Además de examinar la zona genital está alerta a otros síntomas asociados. Algunas ITS pueden causar secreción o flujo vaginal. Debido a que la mayoría de las mujeres presentan flujo en algún momento, tratá de controlar como se ve tu flujo “normal”. El flujo relacionado con una ITS puede aparecer como espeso, y a veces amarillento. Puede incluso tener mal olor. Otros síntomas incluyen dolor o sensación de quemazón cuando orinás, dolor en el área pélvica, sangrado entre los períodos menstruales, o picazón alrededor de la vagina.

Asegurate que los síntomas de algunas ETS son a veces tan leves que podés no verlos, o los síntomas pueden desaparecer. No obstante podés estar infectado y transmitir la infección. Los síntomas de algunas ETS pueden no aparecer por semanas o meses luego del contacto sexual. Por lo tanto si mantenés relaciones, vení a ver a tu médico y hacete examinar regularmente. Entre las visitas al médico, realizate AEG en forma periódica de signos de alerta. Si sospechas cualquier cosa, no esperes y consultanos.

¿Cuáles son los signos y síntomas de las más frecuentes ITS
?

Hay más de 20 diferentes ITS. Esta sección presenta algunos de los signos y síntomas más frecuentes. No trates de hacer tu propio diagnóstico basándote en esta información. Hay muchas enfermedades que tienen síntomas similares y solo un médico con la experiencia necesaria puede hacer un diagnóstico.

Clamidia. Las Clamidias son la causa más frecuente de ITS. Afecta tanto a hombres como a mujeres. Los síntomas son en general leves y pueden aparecer entre 1 a 3 semanas luego de mantener relaciones con una persona infectada.
Las mujeres pueden tener dolor al orinar, flujo vaginal o dolor abdominal. Si no son tratadas, pueden desarrollar una enfermedad severa llamada enfermedad inflamatoria pélvica. En loso hombres las infecciones pueden ocasionar secreción por el pene o dolor al orinar. La infección del recto origina “proctitis” caracterizada por secreción y dolor.

Herpes genital. Los síntomas de un primer episodio generalmente aparecen de 2 a 10 días de mantener relaciones con una persona infectada. Los síntomas tempranos pueden incluir una sensación de quemazón o dolor al orinar, dolor en los glúteos, piernas o área genital, flujo vaginal o una sensación de presión. En unos pocos días, aparecen pequeños granos de coloro rojo que se transforman en ampollas dolorosas que eventualmente curan dejando costras.
Aun luego que desaparecen las lesiones, el virus permanece en el cuerpo. Los virus se reactivan en forma variable y pueden desarrollar nuevas lesiones. Algunas personas tienen una sensación de quemazón antes que aparezcan. La frecuencia y severidad del herpes genital varía de persona a persona y puede ser desde ninguna hasta brotes mensuales.
Este virus puede pasar de la madre a los bebés durante el nacimiento produciendo infecciones muy severas.

Gonorrea. Los síntomas aparecen de 2 a 10 días luego de tener relaciones con una persona infectada. Muy frecuentemente luego de la infección no se presentan síntomas. Las mujeres pueden tener dolor o quemazón cuando orinan o un flujo vaginal amarillo. Los síntomas avanzados incluyen sangrado entre los períodos, inflamación de articulaciones, fiebre o dolor en la zona pélvica. En los hombres los síntomas incluyen ardor al orinar y secreción por el pene. También pueden infectarse el recto originando proctitis con secreción amarillenta.
Si no re trata la gonorrea puede desencadenar enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres, frecuentemente desencadenando esterilidad. Puede producir artritis y en cacos avanzados enfermedad cardíaca. Las mujeres pueden transmitir la enfermedad a los hijos durante el nacimiento, lo que causa enfermedad grave y ceguera.

Verrugas genitales (HPV). Los signos incluyen pequeñas sobre elevaciones en o cerca de los órganos sexuales, generalmente de 3 semanas a 3 meses de mantener relaciones con una persona infectada. En las mujeres pueden infectarse la vagina y cuello del útero dando lesiones no visibles a simple vista. En los hombres pueden aparecer en el glande y pene. Es frecuente la infección del ano y región perianal.
Estas verrugas están originadas por un grupo de virus –Virus de papiloma humano – HPV, y en ocasiones pueden crecer y formar masas de lesiones con aspecto de coliflor que resultan difíciles de tratar.
Las madres pueden pasar la infección a los bebés durante el parto. Algunos de estos virus se relacionan con cáncer de cuello uterino y de la zona anal.

Sífilis. Luego de varios años de disminución, actualmente los casos se encuentran en incremento.
La enfermedad atraviesa distintas etapas y los síntomas tempranos son leves. Las primeras manifestaciones aparecen de 1 a 4 semanas luego de mantener relaciones con una persona infectada, se trata de una herida indolora sobre los genitales (chancro). Esto puede manifestarse en zonas ocultas –recto, vagina, garganta- y pasar desapercibido. La herida desaparece en pocas semanas pero la enfermedad progresa.
En el estado secundario de la enfermedad, que se puede presentar de 2 a 12 meses luego de que desapareció la herida, se presenta como una erupción en la piel que puede cubrir unas pocas áreas o el cuerpo entero. Pueden presentarse síntomas parecidos a los de la gripe. La erupción desaparece, pero no la infección. Si no se trata la sífilis puede causar ceguera, enfermedad cardíaca, daño cerebral e incluso la muerte.

¿Cómo puedo reducir mis chances de contraer una ETS?

La mejor manera de reducir el riesgo a contrae una ITS es no teniendo relaciones sexuales. Como esta situación es altamente improbable, un o puede reducir el riesgo teniendo sexo dentro de una relación monogámica o utilizando preservativos durante el sexo.

Recordá que mientras más contactos sexuales tengas es mayor el riesgo de ITS. Si mantenés relaciones con múltiples parejas sexuales es conveniente que aprendas a distinguir los síntomas de las ITS y consultes periódicamente.

La ITS más seria es la infección poro el virus de la inmunodeficiencia humana HIV que puede resultar si no se recibe el tratamiento adecuado en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Puede reducirse el riesgo de contraer HIV siguiendo los procedimientos anteriores. También puede reducirse el riesgo tomando precauciones extras si se mantiene sexo con una persona usuaria de drogas. Si pensás que podés estar infectado o que mantuviste sexo con una persona de la que no estás seguro/a sin precauciones, contactanos inmediatamente.

¿Como pueden tratarse las ITS?

Cuando se diagnostican en forma temprana, prácticamente todas las ITS pueden tratarse. Si pensás que podés haber contraído una ITS, ponete en contacto inmediatamente con nuestro departamento de salud. Si mantenés o has mantenido relaciones con otra persona fuera de una relación monogámica a largo plazo, hacete controlar en forma periódica. Sé honesto con vos mismo/a y con tu médico sobre tu historia sexual, incluyendo cualquier conducta de riesgo que hayas mantenido. Entre las consultas médicas hacete en forma periódica un auto examen.

Si ya fuiste tratado y todavía tenés síntomas volvé a ver a tu médico, ya que a veces uno puede tener más de una ITS en forma simultánea. En otros casos esto sugiere que tu pareja también está infectado/a y que necesita tratamiento.
Acordate que la mayoría de las ITS son tratables y que cuanto antes consultes y te trates es más probable que la enfermedad no te cause daño. También de esta manera estaría evitando que la enfermedad se disemine y lastime a alguien que quieras.